Banner

¿ADOPTAR UN PERRO? LA MEJOR DECISIÓN DE TU VIDA

Hay muchísimas razones por las que es una buena idea adoptar un perro, no solo cambias la vida de un animal, sino que la tuya también cambia… cambia y de manera inmensamente positiva. Siempre vemos anuncios que nos invitan a la adopción de perros pero por uno u otro motivo a veces no podemos dar ese paso y convertirlo en un hecho, pero cuando tomamos la determinación, estamos a un momento de ver de manera completamente distinta nuestro entorno.

Hoy queremos hablarte de momentos y escenarios muy específicos donde (si no lo has hecho) vas a convencerte de por qué adoptar una mascota es la mejor decisión que podrás tomar. Aquí van:

Tu hogar dejará de ser el mismo

Muchas personas no dimensionan el cambio que tendrá su cotidianidad al momento de darle la bienvenida a un nuevo miembro en su familia, porque eso es lo que será, una parte más de tu núcleo familiar. Una casa cambia por completo con la alegría de un animal; feliz y llenando de amor todo su entorno, el amor incondicional le cae bien a cualquier hogar. Es importante que tengas presente las precauciones que implican tener una nueva mascota en casa, no olvides enseñarle los lugares donde debe hacer sus necesidades, darle una buena ubicación a su comida, tapar bien las basuras para evitar desastres y fijarte en que no empiecen a morder y dañar cosas como zapatos, muebles y cortinas. Una vez se adapten, estas situaciones dejarán de ser comunes.

Cambias un poco la sociedad

Cuando tu adoptas un animal, sea de raza o mixto, estás dándole una oportunidad de dejar atrás, un pasado que probablemente ha sido triste y doloroso, donde ha sufrido del abandono y el maltrato; la gratitud que tendrá ese perro contigo es real, es de corazón.

Recuerda que ayudar a que no hayan más animales en la calle, promueve un mejor estado de nuestro entorno y evita que más perros mueran desamparados en total estado de abandono y sufrimiento.

Tienes un mejor amigo único

Los perros mixtos además de tener una apariencia especial gracias a su combinación genética, también suelen tener formas de ser bastante particulares, esto los convierte en compañeros interesantes, espontáneos y auténticos. ¿Quién no quisiera que su mejor amigo sea único?

Mejor estado físico y vida social

Contar con un compañero de cuatro patas para hacer ejercicio es realmente una fortuna. Salir a correr con tu perro o a caminar al parque es una actividad de unión que también mejora tu estado físico, te mantienes activo y tu mascota también, además debes tener en cuenta que los perros necesitan realizar actividades que eviten el sedentarismo, permitan liberar energía y tener mejor estado de salud. Aquí además, encuentras la oportunidad de socializar con las personas que realizan las mismas actividades que tú, no solo tu perro consigue nuevos amigos, saliendo varias veces al día, tú haces lo mismo y eso está bien.

Vale la pena darle un giro absoluto a la suerte de un perro, hacerlo feliz y llenarlo del amor que en medio de su inocencia, tanto necesita. Ahora bien, también con la alegría de tener una mascota, vienen las responsabilidades y estos son aspectos que consideramos, debes tener en cuenta:

No importa la edad

Cuando hablamos de adoptar un perro, no nos referimos necesariamente a un cachorro. Claro que es maravilloso darle un hogar a una nueva vida y a un pequeño bebé desamparado, pero debes tener en cuenta que también hay muchos perros en su adultez o incluso vejez, que al igual que los recién nacidos están necesitados de cariño y un lugar cálido donde pasar los últimos años de su vida. Ahí encuentras una oportunidad adicional de alimentar tu corazón con el cariño de un animal que descansará contigo y se irá de una manera digna, eso sí, debes ser consciente que al igual que un anciano humano, ellos también necesitarán cuidados especiales.

Para ayudar a que tu perro se integre a la interacción con humanos hay que ser cuidadoso, tener paciencia y permitirle que se familiarice. Es probable que los ruidos fuertes y las personas desconocidas lo asusten, así que debes consentirlo y brindarle tranquilidad, así asimilará los cambios más fácilmente.